Mis experiencias de viajes de placer, negocios, aventuras viajeras por todo el mundo. Una confesión de lo que hago y mis comentarios globales a cerca del mundo en el que vivimos.
CONFIESO que he VIAJADO - Presentando a dos desconocidos
  • 1

Después de un café cubano fuerte y con mucho azúcar, el desapareció del comedor,  al instante vino con un mazo de llaves y me  hizo un gesto para bajar las escaleras de la casa. Ya en la calle, nos dirigimos a un garaje contiguo que pertenecía a  unos vecinos suyos, introdujo  la llave en la cerradura y tras un leve forcejeo,  abrió  una puerta  de chapa  metálica  que tenía soldada a un enrejado. Al abrir la puerta ahí estaba,  quietecito, bajo la sombra de la chapa metálica.

Se veía la parte trasera. Un Moscovich Azul, buen estado de chapa, la pintura,eso sí descolorida, pero se veía bien robusto y sólido. Aparentaba tener unas ruedas mas anchas de lo normal. Su  tapicería estaba vieja pero sin un roto. El salpicadero era negro y estaba repasado con algo de plástico por encima para poder tapar las marcas que el Sol había ido grabando sobre este. El aspecto general daba confianza así que llegó el momento de sacarlo. Me sugirió que me apartara y me dijo que le esperara fuera para darme  unas cuantas recomendaciones de uso.

 

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Learn more

I understand