Mis experiencias de viajes de placer, negocios, aventuras viajeras por todo el mundo. Una confesión de lo que hago y mis comentarios globales a cerca del mundo en el que vivimos.
CONFIESO que he VIAJADO - Día 20. El Caballito
  • 1

Me  levanto y me dispongo a ir de paseo mañanero, decido desayunar en 12 y 23 en una pastelería de esas que abre 24 horas .Cuando salgo de la casa  arranco el Mosca a la primera. Sólido, sonido bronco, tirando del starter  Voy hacia el túnel de 5ª avenida, lo cruzo y cojo calzada  y cuando entro en  una calle para subir por 12, veo un policía que se pone a unos 50 metros del coche, justo enfrente de mí, mira la parte baja del coche y me indica con una señal  que me pare.

Bueno, habían pasado varios días y no me había parado nadie. Esto no podía seguir, tarde o temprano me las vería con un policía del caballito (*8).Me dio los buenos días y le contesto:
-    Buenos días.
-    Documentación  por favor. Licencia y permiso del carro.
-    Claro ¿Cómo no? (me hago el amable).

Busco en mi cartera y le doy ambos documentos. Empiezo a pensar las posible respuestas a la pregunta que me va a formular que sería algo así como ¿Qué hace un turista como usted en  un   carro como este, que usted no puede llevar?. Esos coches tienen un tipo de matrícula que no deben ser permitidos usar por un turista. Un extranjero si podría siempre que tuviera permiso de residencia y aun así seria digno de recibir un interrogatorio exhaustivo, pero este no era mi caso, yo a efectos de inmigración, en esta viaje era turista, así que… podríamos tener serios problemas.

Con mis documentos en sus manos, se da la vuelta se va hacia el caballito  y se pone a leerlos. Pienso que ya está, que se ha dado cuenta, que no soy residente y empiezo a pensar salidas al conflicto. Se me ocurren una serie de respuestas. Me hago el mapa mental tipo test con las siguientes respuestas  para después analizar cuál es la que encajaría mejor:
Respuestas:
1.    Es de mi primo.  Estoy de vacaciones y me lo ha prestado. (no tengo primos aquí).
2.    Es de un amigo que me lo ha prestado. (Es la respuesta acertada pero no se lo cree, seguro que no).
3.    Lo he tomado prestado al dueño de la casa sin su consentimiento. (no esta no me conviene).
4.    La dueña de la casa donde estoy me ha pedido que fuera a comprar pan. (puede colar pero el coche está a nombre de un propietario masculino).
5.    Una emergencia, Voy al Cira Garcia (hospital) a comprar insulina, soy diabético. (a pesar de no tener esta enfermedad puedo argumentar que tengo prisa debido a una hipoglucemia y me lo quito de encima).

La verdad es que la dos era la propia, pero no sé si la iba a entender. Sobre todo porque era la mas fácil y aquí eso  es sospechoso. El lema ruso “para que hacerlo fácil si se puede hacer difícil” es la tónica general, sobre todo entre los funcionarios. De repente se da la vuelta y se acerca al coche con paso solemne, me mira a la cara  y cuando veo que el escenario se pone malo de verdad, preparado para disparar la respuesta de la diabetes certificada por mi sudor frío en la frente, me pregunta:
-    ¿Ha visto su rueda derecha delantera?
-    No ¿le ocurre algo agente?
-    Va oscilando. No la puede llevarla así.
-   Claro.-
Esta respuesta no estaba programada. Puse cara de confusión y dije después de alegrarme que sólo fuera esa pregunta. Me acordé que cambié las ruedas de posición la noche anterior. Como llevan 5 tuercas eran más difíciles de ajustar que con un modelo de cuatro, así que no me lo pensé  y dándome cuenta que este tipo de fallos me podían costar un disgusto serio, pensé en cómo salir lo más rápido posible de la situación.

-    Ah pues… no lo sabía. Deje que me pare en la esquina de la siguiente cuadra que hay menos tráfico,  la desmontaré y la volveré a montar.
-    Muy bien pero apúrese, esto no puede llevarlo de esa manera.
-    Buenos días y gracias por su indicación.
-    No hay de qué. Tenga usted un buen día.
Asintió con la cabeza, me devolvió la documentación y me dejo marchar. Después de un  caluroso desayuno hiper glucémico, desmonté la rueda y la coloqué en su posición correcta.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Learn more

I understand