Parece que si no viajas con mochila en trenes pestilentes en los que duermes en un banco de madera con restos de olor apócrino  y comes un pan ácimo que un hombre te vende por la ventana mientras el tren se pone en marcha… no eres viajero.


A mi entender viajero es el que viaja y disfruta del viaje y del momento tanto que no querría nunca dejar de hacerlo. (ambas cosas viajar y disfrutar.)
Por tanto  la siguiente pregunta es. ¿Y si en una ciudad te ponen alfombra roja al entrar a un hotel ¿ la rechazarías? No ¿verdad? Eso es volar en Business, te ponen una alfombra roja, llegas descansado y si viajas mucho se agradece. Por tanto es bueno viajar cómodo. Claro si no puede y tienes que aplicar la paradoja del tren, lo haces por supuesto, pero renunciar a una clase superior es , por mi parte una memez si puedes costearla.  Aunque los  viajeros empedernidos entre los cual yo me he encontrado piensen que se disfruta más en una pensión de Backpackers y haciendo autostop, yo les recomiendo que seducir si pueden por  un 5 estrellas con camas de esas que elijes la almohada y piscinas que no te las acabas nunca de nadar como el hotel Sangri-La de Singapur.

"A mi entender viajero es el que viaja y disfruta del viaje y del momento tanto que no querría nunca dejar de hacerlo".

 

O tomarse un Singapore  Sling  en el mítico hotel Raflles o hospedarse en la planta del General Mac Arthur en el Manila Hotel o  tomarse un té en el hotel  Tag Mahal de New Dellhi. Oír como toca una Charanga en el Lobby del Hotel Sevilla en La Habana es una delicia y no por eso se atenta contra el decálogo del viajero más bien todo lo contrario a gozar  y si es en buenas categorías también sirve.