Mis experiencias de viajes de placer, negocios, aventuras viajeras por todo el mundo. Una confesión de lo que hago y mis comentarios globales a cerca del mundo en el que vivimos.
Las sombras de Hiroshima

Era un lunes lleno de actividad en el centro de la ciudad,  día caluroso en Hiroshima , las chicharras sonaban como nunca. A 10.000 metros sobre la ciudad un Bombardero americano B29, el  Enola Gay, se aproxima a su punto de lanzamiento, en  45 segundos mata a 80.000  personas. Se acababa de lanzar  la primera bomba atómica. Una nueva era había comenzado.

Al poco tiempo empieza a precipitar  un agua negra que proviene del hongo. La gente piensa que era una bendición  pero nada más lejos de la realidad. La muerte sigue propagándose con una lluvia ácida, negra, forjada con el polvo radiactivo de la nube y los restos de material incinerado en la explosión. Lo envenenó todo: ríos, plantas animales que beben y  mueren. Esa agua negra era un líquido letal.

Como en todas las circunstancias de altísima dificultad para la supervivencia se activa el modo sobrevivir a costa de lo que sea. No hay comida, no hay bebida  y empiezan a proliferar las mafias y el mercado negro.  Hiroshima se convierte en una ciudad sin ley. Desaparecen   la conciencia y los valores morales. No había línea entre el bien y el mal. Existe lo que conviene y lo que no conviene. Los ladrones roban los dientes  de oro de los cadáveres  y los bienes que habían subsistido en las casas que tenían aún ciertos enseres (retretes, estatuas bajo los escombros..) . Empieza  un saqueo sistemático. Se había perdido todo posible signo de humanidad.

Después de firmar la rendición y consecuentemente la paz, El ejército americano desembarca en Japón.   La ciudad es aislada  por soldados  norteamericanos,  pero un periodista Australiano se infiltra y hace un relato escalofriante que permea en los más altos estamentos del gobierno estadounidense. Empiezan a pedir explicaciones de algo que no se podía explicar. Nadie podría haber predicho  cuales serían   las consecuencias de tal bombardeo.

El alto estado  norteamericano  crea una comisión denominada  “Comisión de bajas de la bomba atómica” y comienzan  a hacer estudios in situ de los efectos y secuelas  de la radicación en el cuerpo humano. Realizan observaciones a toda la población afectada , informes anatómico patológicos y autopsias, disecciones, estudios  estadísticos de fallecidos y de los aún vivos , que les permitió documentar todos los efectos radiactivos.  Pero no curaron o intentaron paliar las secuelas. Simplemente observaron. Mientras aparece una nueva figura social entre los habitantes de la prefectura: los llamados Hibakusha.

Todos los 6 de Agosto se reúnen unas 40.000 personas en el Parque de la Paz sito en el centro de Hiroshima, ahí mismo, se yergue el museo de la paz muy educativo y   triste a la vez.  Se pueden ver  miles de historias de gente que sobrevivió y la que no lo pudo hacer.

Yo personalmente los visité una vez. Confieso que he  visto cosas duras en la vida como el museo  Khmer  en Camboya o el de Crímenes de Guerra en Viet-nam pero  he de reconocer que, mientras en estos últimos la pena y  la tristeza que te invadía poco a poco, a medida que paseabas  por las salas del museo, en Hiroshima, desde el primer momento, tienes una sensación de angustia que te invade rápidamente. Es como un sartenazo en la cabeza.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Learn more

I understand