Mis experiencias de viajes de placer, negocios, aventuras viajeras por todo el mundo. Una confesión de lo que hago y mis comentarios globales a cerca del mundo en el que vivimos.
Día 23. El padrino

Como lo prometido es deuda, si al padrino se le dice que se va, se va. Allí me planté, estuvimos haciendo unas consultas con él durante toda la mañana. El siempre dice cosas interesantes y la verdad, siempre me  concentro para escucharle. La religión del Palo tiene algo que engancha y aunque mucha gente en Cuba la tiene miedo, yo creo que no es para tanto. Es verdad que tratan con lo muertos y se puede usar para hacer mal (el palo judío) pero la mayoría de los paleros la usan para hacer bien (Palo Cristiano) y yo sinceramente creo que los padrinos, brujos y Babalawos (sacerdotes)  hacen una buena labor social en Cuba. Le gente tiene problemas y ellos, muchas veces, dan aliento de esperanza que sirve para que la gente salga de situaciones difíciles. Muchas veces es la propia fe infundada por ellos la que permite que le gente viva más feliz y se esfuerce por salir adelante. Puede que algunas veces sea verdad, pero a veces existe un efecto placebo, que hace un bien social indudable. La fe mueve montañas, no importa de qué color o religión  sea su procedencia.

Al salir de su casa voy a darle una objeto que tengo en el maletero  del coche y no abre, pero esta vez los intentos del padrino son inútiles la puerta no se mueve.
-    ¿Cómo que no abre? Tú vas a ver si vas a abrir.
 Se va a por unas  herramientas básicas para forzar la cerradura. Yo me asusto por que el coche no es mío. Su hijo nos mira atento.
El hijo del padrino no vive con él y está desde hace unos días disfrutando de las vacaciones con su papá. El, un negrito simpático y gracioso,( allí se les llama sabrosos). Nos damos al bonche o vacilamos hablando de  futbol. El es del Barcelona  como casi todos los niños de Cuba. Son habitualmente  del que más sale en la televisión, algo muy  práctico. Como cualquier niño de 10 años absorbe todo  de lo que hacen los mayores.

El padrino viene con herramientas y me dice:
-    Es que mi primer trabajo fue cerrajero.
-    ¿De verdad?
-    Claro Asere ese fue mi primer trabajo (me mira y me guiña un ojo sin que su hijo se entere, se ríe con una sonrisa sincera. El se ríe así).
-    Ya entiendo eres cerrajero, como el mecánico que me atendió por la calle. Cerrajero express.Día 23. El padrino.

El Moscovich tiene una especie de portezuela detrás del porta matriculas trasero. Originalmente esta era la portezuela de la toma de gasolina. Como el depósito desapareció ahora simplemente es una tapa  que da al maletero.  Si abres la portezuela, puedes meter la mano y abrir desde dentro del maletero, manipulando la cerradura. Es así de sencillo. Esta maniobra le supuso algo de tiempo más que ayer, pero finalmente lo consigue. Forzando por aquí y por allá  abre la portezuela y luego se dispone maniobrar para abrir la cerradura  de la puerta. Al final lo consigue pero la cerradura queda muy tocada.
-    A partir de ahora tendrás que abrir la puerta desde dentro a través  del portón. La llave no funciona y como es inventada la vas a tener que llevar a un cerrajero.
Qué le vamos a hacer, por lo menos puedo cargar gasolina. Practicaré un poco en la casa para poder ser rápido en las gasolineras. Tampoco se trata de que todo el mundo me vea abriendo con ese sistema, me podrían seguir y luego abrir el maletero. De momento está solución de emergencia  servirá hasta que resuelva lo del cerrajero.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Learn more

I understand