Mis experiencias de viajes de placer, negocios, aventuras viajeras por todo el mundo. Una confesión de lo que hago y mis comentarios globales a cerca del mundo en el que vivimos.
Día 17. Ruedas de Balón, ruedas de cámara

Todo va bien. Voy a una gasolinera a que me arreglen la rueda “ponchada” son unos talleres a tal efecto que sólo se ocupan de arreglar pinchazos. Se llaman Poncheras y hay dos tipos de poncheras.

•  Las poncheras  de balón, que arreglan ruedas sin  cámara.
•  Las  poncheras de Cámara, que te desmontan la cámara y te la parchean tal y como se hacía en el pasado cuando no existía el balón.

Desmonto la rueda de repuesto que había puesto  en la parte trasera derecha del coche. Cuando se la doy al ponchero me dice:
-    No te la puedo arreglar esa ponchada,  aquí solo arreglamos de balón,
-    ¿Y entonces?.
-     Esto es Miramar amigo, aquí no hay ruedas de cámara. Tienes que ir a 27 y 14 allí  hay una ponchera para arreglar este tipo de  cámaras.

Bueno esto es lo último, por que yo creí que no había clases pero si las hay. Parece que los coches antiguos no pinchan por aquí. Si estás en un barrio noble no tienen ruedas de la plebe, así que me toca volver a montar la rueda, por listo. Mas tarde voy a la ponchera de presupuesto bajo y ahí me arreglarían  la rueda por un  peso convertible que son unos 27 pesos Cubanos. Cuando desmontan la rueda veo que está en un estado deplorable así que decido comprar una rueda de uso o segunda mano que me venden por 15 dólares. Afortunadamente tienen muchos modelos de 185 así que mi amigo tiene razón. Es mucho más útil  esta medida. La compro, me la inflan y la meto al maletero para su posterior uso que no sería muy tarde.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Learn more

I understand